Somos ganaderos

Elegir bien

(4 min de lectura) 

Los animales viven en hábitats determinados que les proporcionan alimento, agua, refugio y una pareja para sobrevivir y reproducirse. Las adaptaciones de los animales les permiten poder sobrevivir en un determinado lugar y multiplicarse.

Cuando cambia el medio ambiente, los animales que no pueden adaptarse mueren. Únicamente sobreviven los más preparados y tan sólo se reproducen las especies mejor adaptadas. Al hablar de Medio Ambiente, me refiero al clima, la vegetación, otros animales, el relieve y, en general, todos los factores que afecten a la vida del animal. Cada animal está perfectamente adaptado a un hábitat y corremos un riesgo cuando sacamos a un animal de su entorno y los llevamos a otro.

Por ejemplo, llevar animales muy grandes y pesados a zonas de sierra o muy quebradas, puede traernos muchos problemas e incluso el cese de la explotación. Estos animales puede que no se adapten a la nueva situación: que gasten demasiada energía en ir a beber o en buscar comida, que directamente no vayan a buscarla por resultarles muy costoso o que en ningún caso los animales puedan tener la condición corporal óptima para la reproducción. Otro ejemplo claro es llevar animales con dificultades en el parto a zonas de grandes extensiones. A lugares donde no vamos a poder tenerlos controlados en todo momento, ni hay infraestructuras suficientes para tenerlos encerrados y darles los cuidados que necesitan.


Tenemos que tener muy claro cuáles son las características de nuestra explotación y qué tipo de animales son los que mejor se van a adaptar.


Todo esto sólo va a generar bajas en las reproductoras y pérdidas económicas importantes.  Por eso, tenemos que tener muy claro cuáles son las características de nuestra explotación y qué tipo de animales son los que mejor se van a adaptar.

Basándonos en esto, siempre va ha haber varias razas que nos sirvan para lo que queremos más o menos igual, lo único que tenemos que hacer es elegir la que más nos guste y ser muy escrupulosos con la selección de los animales, teniendo muy claro siempre qué tipo ganadería queremos hacer y para qué fin.

Tenemos que tener muy claro que para hacer ganadería, es básico tener un control muy exhaustivo, un registro de datos eficaz, real y duradero en el tiempo, porque sólo conociendo nuestra historia podremos avanzar hacia el futuro.

Maria VeraElegir bien